¡Descubre una experiencia única en otro País!
VER +

Antonia Ordoñez

Internship en YFU Dinamarca
Tuve mucha suerte de conocer y estar con personas muy agradables. Incluso los conductores de autobuses hablaban con fluidez inglés, que era perfecto porque yo hablo danés en absoluto.

Si tuviera que decir algo que me defina, yo tendría que decir que aún no estoy segura, pero si debo decir qué cosas me gustan y amo hacer, me faltaría tiempo para mencionar todo.

Soy una chica, y no es tan difícil imaginar lo mucho que me gusta hablar!

YFU cambió mi vida, estudié cerca de Santiago, pasé mucho tiempo con mi familia, hice algunos deportes, y leía como loca. Ahora, después de mi año de intercambio en Alemania el año 2009, ya no sólo practico algunos deportes, leer como loca, ir a la clases, y pasar tiempo con mi familia encantadora, si no que un montón de otras cosas que sé que nunca hubiera hecho de no unirme como voluntaria a YFU.

En Diciembre me fui a Dinamarca en a realizar un pasantía en la oficina de YFU. Es probablemente uno de los mejores veranos que he tenido, y el que más he trabajado.

Mi trabajo era básicamente todo sobre la promoción de los programas de intercambio. Viajé en tren durante Enero y Febrero por todo Dinamarca visitando diferentes escuelas, conociendo jóvenes de diferentes edades de todo el país, después de arreglar las visitas personalmente con cada profesor, tuve presentaciones frente a los estudiantes, quienes llenaban los auditorios; para hablar sobre mí, mi país, de nuestra historia, las tradiciones y la cultura chilena en general.

¡Fue un trabajo soñado!

Tuve mucha suerte de conocer y estar con personas muy agradables. Incluso los conductores de autobuses hablaban con fluidez inglés, que era perfecto porque yo hablo danés en absoluto.

Creo que cualquiera que le gusta ver el mundo, ama YFU, y que ha aprendido mucho durante su año de intercambio puede vivir esta experiencia. Vale totalmente la pena. Es una segunda oportunidad para hacer todo lo que no tuviste tiempo para hacer antes, de experimentar otra cultura pero con otros ojos, porque ya sabes lo que se siente al estar en el extranjero. Lo disfrutas mucho más, y creces como persona también.