¡Descubre una experiencia única en otro País!
VER +

Bianca Mettifogo

Beca Alemania: agosto 2018 – julio 2019
“El intercambio me cambió la vida, cambió mi forma de pensar, me dio muchas perspectivas, me dio grandes amigos y una nueva familia al otro lado del mundo, y lo más importante, me dio millones de emociones”

Beca Guillermo Richards

¿Qué te inspiró hacer un intercambio estudiantil con YFU?

Uno de los principales motivos fue poder vivir en una familia al otro lado del mundo en una cultura muy diferente a la nuestra, poder comprenderlos, entender el porqué de las cosas, saber para qué y por qué hacen las cosas de esa manera. También quería tener amigos al otro lado del mundo y conocer a gente tan distinta a mí. Acompañado de esto viene la idea de aprender un nuevo idioma el cual al principio sabía que iba a ser difícil, pero que con esfuerzo se lograría.

¿Por qué decidiste aplicar a una beca con YFU?

Decidí aplicar a una beca porque era la única oportunidad de realizar un intercambio, ya que mi familia no tiene el dinero suficiente para costear un programa anual y gracias a YFU lo pude hacer. Al momento de postular dije ¿qué pierdo con postular?

¿Cómo explicarías tu intercambio?

La verdad es que ésta es una pregunta muy difícil de responder. Si la tuviera que responder en tres palabras serían aprendizaje, aventuras y emociones.

Llevo poco más de la mitad de mi intercambio y ha sido asombroso, lleno de nuevas experiencias y aventuras que jamás olvidaré. Han sido meses de aprendizaje, de conocer lugares fantásticos lo cuales jamás pensé que pudiera conocer, de nuevas amistades con gente de todo el mundo las cuales se han ganado un lugar en mi corazón.

Pero yo creo que una de las cosas más importantes del intercambio es la familia anfitriona que se convierte en tu familia. La relación que se ha formado con ellos ha sido excelente y no puedo creer que cuando esto termine no podré estar más con ellos en el día a día.

¿Qué has aprendido durante tu intercambio?

Una de las cosas que más he aprendido ha sido a valorar a mi familia, mis amigos y el colegio de dónde vengo. No te das cuenta de que los tienes hasta que ya no están contigo.

He aprendido el idioma, llegué a Alemania sabiendo muy poco, solo lo básico, y en este momento ya dejé de hablar en inglés para poder comunicarme. El alemán  puede ser un idioma difícil al principio, pero si te propones esforzarte y estudiar para lograr aprenderlo lo harás.

También he aprendido por qué en este hermoso país todo funciona como debería ser y por qué la gente se comporta como tal.  Alemania es un país lleno de historia, y si te gusta o interesa la historia cada día te asombrará más.

¿Cómo es Alemania como país?

Alemania…. Cuando uno piensa en Alemania se nos viene a la mente vienesas, pretzel, tecnología, guerras mundiales, castillos, gente rubia, frío, etc. Pero Alemania es mucho más que eso, está en el centro de Europa, por lo cual dentro del mismo existen muchas culturas, y estas interactúan entre sí. En Alemania el nivel de respeto y tolerancia son muy altos, jamás he visto una pelea, un acto de discriminación, ni nunca me han faltado al respeto por no ser alemana. Y así como el respeto es mutuo entre personas, también las leyes son respetadas al pie de la letra, y gracias a esto todo funciona como debe ser y todo está en buen estado. Ello hace que sea agradable vivir aquí.

Alemania es un país muy turístico, ya sea por su historia y monumentos, o por su naturaleza, hay muchos ríos, lagos, playas, bosques, montañas, llanuras, campos, etc. Es un país para todos los gustos, a la persona que venga le va a gustar ya que siempre hay algo que hacer.

Refiriéndome a la cultura alemana, encuentro que a veces  es muy disciplinada para hacer las cosas y también muy serios en el día a día, no son como los latinoamericanos que en los buses o metros andan sonriendo o teniendo conversaciones espontáneas con un desconocido. Acá no pasa eso, son serios, pero creo que es por el respeto, porque no les gusta invadir el espacio privado de las otras personas.

¿Cómo es vivir con una familia con otra cultura y otras costumbres? ¿Fue difícil el proceso de adaptación?

La verdad es que uno viaja con la mente abierta, sabiendo que todo va a ser distinto y que uno tendrá que adoptar sus costumbres y aceptar como son.

Vivir con una familia que al principio fueron unos completos desconocidos y ahora son tus más cercanos, los que más te cuidan y confían en ti es lo que uno nunca imaginó que pasaría, pero así es, esos extraños se convierten en tu apoyo. Pero para lograrlo debes ser como ellos, hacer lo que ellos hacen, entender y sumergirte en su cultura que a veces es tan distinta a la nuestra.

Mi proceso de adaptación en la familia no fue tan difícil porque ellos siempre me apoyaron en mis peores momentos y creo que lo más difícil de adaptarse es aceptar el no estar más con tu familia y acostumbrarte a no tenerlos cerca y extrañarlos, pero con el tiempo esto se va pasando y termina siendo tan normal que lo olvidas.

¿Cómo es estudiar otro idioma?

Cuando supe que había ganado la beca hice un pequeño curso de alemán, no fue mucho pero aprendí lo básico, a presentarme, los números y algunos nombres, pero cuando llegué a Alemania era como no saber nada. El primer mes mi mejor amigo fue el inglés. Me propuse aprender alemán y todos los días estudiaba aunque fuera un poco, por ejemplo, anotaba en un cuaderno todas las palabras nuevas del día y tenía aplicaciones en el celular para aprender. Aunque sea difícil, la fórmula secreta para todo es el esfuerzo y ponerse metas, creo que esa es la única manera de intentar las cosas y en el peor de los casos si no funciona por lo menos lo intentaste.

¿Cuáles son las diferencias más grandes entre la vida en Chile y en Alemania?

Una de las primeras diferencias que noté fue que acá existe la cultura de reciclar y separar la basura. Otra de las grandes diferencias es el respeto y la tolerancia entre las personas, sabiendo la historia que ha pasado Alemania, la gente no es como se dice, son estereotipos que cuando uno llega y se sumerge en la cultura se rompen.

Algo que me pareció extraño y aburrido es que todos los domingos el comercio está cerrado porque los alemanes aprecian mucho el tiempo libre, pero con el tiempo encontré que tienen  razón, porque de esta manera todos tienen al menos un día a la semana para estar con su familia.

En Alemania uno de los principales medios de transporte público son los trenes, se usan de lunes a domingo durante todo el día y por todas las personas, ya sea para ir a trabajar, a estudiar o visitar a un amigo o familia, es utilizado también por los turistas de todo el mundo. Los trenes no solo conectan las grandes ciudades, sino también los pueblos pequeños entre sí, teniendo una de las líneas ferroviarias más grande de Europa.

¿Qué consejos tienes para otros jóvenes que estén pensando en hacer un intercambio estudiantil?

Si están indecisos por no saber si es o no la decisión correcta, si creen que se arrepentirán, que perderán un año, que no se la van a poder, o que solo será un gasto de dinero, están equivocados. Puede que pierdan un año escolar, pero ganarán un año de experiencias, un nuevo idioma, aprenderán a tomar decisiones y a hacerse cargo de responsabilidades, ganarán amigos de distintas culturas. Son más cosas las que se ganan que las que se pierden.

El intercambio me cambió la vida, cambió mi forma de pensar, me dio muchas perspectivas, me dio grandes amigos y  una nueva familia al otro lado del mundo, y lo más importante, me dio millones de emociones.

Me dirijo a todos ustedes que están indecisos, que no saben si tomar o no la decisión, les aseguro que no se arrepentirán, será la mejor decisión de sus vidas. Ármense de valor, que el miedo no los deje donde están, sean valientes, vuelen lejos de casa, háganse grandes siempre con una sonrisa en su cara y hagan del mundo su hogar!