¡Descubre una experiencia única en otro País!
VER +

Camilo Fuentes Rojas

Beca Alemania: agosto 2018 – julio 2019
“En el intercambio se aprende tanto y se vive tanto, que marca un antes y un después en tu vida”

Beneficiario Beca Alejandro Pollak

¿Qué te inspiró hacer un intercambio estudiantil con YFU?

Creo que la mejor palabra que describiría el motivo de mi intercambio sería “aprender”. Cuando me enteré que existian los intercambios, solo me vino a la mente “quiero hacerlo”, indagé por muchas instituciones, y después de buscar mucho y de ciertas recomendaciones elegí YFU. YFU me inspiró confianza por el tiempo que lleva realizando esto.

El poder conocer un nuevo país, aprender un nuevo idioma, conocer nuevas culturas y nuevas personas, fueron solo el primer pensamiento en mi cabeza antes de entrar en esta gran travesía, luego se fue reforzando cuando conocí que mi país anfitrion sería Alemania, pero en simples palabras creo que las ansias de conocer, aprender y descubrirme a mí mismo, fueron la decisión para este intercambio, y así es como sentí que me entendió YFU.

¿Por qué decidiste aplicar a una beca con YFU?

Al momento de ingresar a la página de YFU para revisar los programas, todo parecía maravilloso, pero había un detalle, el costo era muy elevado para mi familia. Unos meses después me enteré de la existencia de las becas de YFU, revisé y me di cuenta que había becas para estudiantes que realizaban actividades con un aporte a la comunidad o similar y decidí aplicar a la beca “Alejandro Pollak”. Ahí decidí esforzarme para conseguirla, pedí ayuda a mi profesora del club científico, y un momento que creo que jamás olvidaré fue cuando me llegó el correo diciendome que había ganado la beca.

¿Cómo explicarías tu intercambio?

Explicar mi intercambio llevaría mucho tiempo, porque hay tantas experiencias, sentimientos y momentos importantes, pero podría decir que ha sido una vivencia muy grande en mi vida, llena de cambios, pero que me ha hecho crecer. Al principio mi intercambio se definía con las palabras “felicidad” y “asombro”, cada día que conocía más, más me gustaba Alemania, y aunque no sabía hablar casi nada de alemán, trataba de que no me afectara tanto. Después de unos meses vino un poco de pena, porque naturalmente extrañaba a mi familia en Chile, pero una vez en mi nueva familia, me sentí muy bien de nuevo, el idioma ya no era un problema mayor; en mi nueva escuela me recibieron muy bien, empecé a conocer personas nuevas y creo que desde este momento, viene esa parte del intercambio que más se cuenta, en donde ya estás emocionalmente estable, ya tienes amigos y sientes mucha más seguridad.

¿Qué has aprendido durante tu intercambio?

Durante mi intercambio he aprendido mucho, como “sobrevivir” sin saber nada de Alemán (en un principio), como adaptarme, como tomar un avión y viajar miles de kilómetros solo, como manejar mi dinero para comprar mis cosas personales, como solucionar mis problemas solo, hablando con quien se ha producido, y un sin fin de cosas, y una que es muy importante, valorar a tu familia natural, valorar todo el amor que ellos te dan día a día.

¿Cómo es Alemania como país?

Personalmente Alemania me encanta como país anfitrion, las escuelas y en sí el país son totalmente cosmopolitas, en Alemania convergen una inmensidad de culturas. Es sorprendente encontrar tantas culturas en una misma escuela, incluso he hablado con compañeros que vienen desde otros países, pero que se han educado en Alemania, por ejemplo, mi hermano viene de África, pero desde muy pequeño vive en Alemania.

Cuando llegué se rompieron muchos estereotipos, como que los alemanes son fríos, muy puntuales o que nunca están felices. A mi parecer son totalmente mentira, es más cercano a una culura del respeto, en donde, si no conozco a una persona no le ofrezco ni un abrazo ni un beso, solo se le estrecha la mano, y he aprendido a quererlo e incluso a adoptarlo como algo totalmente normal. En mi familia me recibieron con un gran abrazo, siempre me han tratado como uno más de la familia, y los alemanes son mucho de reírse y juntarse con amigos o vecinos. Y si hay algo que adoro, es la confianza que existe, desde no tener que mostrar el ticket al entrar al tren o al bus hasta que los niños vayan solos a la escuela.

¿Cómo es vivir con una familia con otra cultura y otras costumbres? ¿Fue difícil el proceso de adaptación?

En un principio es extraño, porque son personas nuevas, que nunca antes habías visto, con otras costumbres; pero en mi caso mi familia anfitriona fue muy buena, siempre me preguntaban si me sentía bien, que quería hacer, comer, etc. Con mi primera familia anfitriona de arribo fue todo maravilloso, fueron 3 hermosas semanas, en donde siempre me sentí como en casa. En mi primera familia anfitriona definitiva, al comienzo fue un poco extraño, pero con el pasar del tiempo me fui acostumbando y mi familia, sobretodo mi mamá anfitriona, me ayudaba mucho con el idioma, siempre me preguntaban como había estado mi día, etc., y mi ciudad me gustaba mucho.  Creo que el proceso de adaptación depende de como lo tome cada uno, de cuan diferente sea la familia, y qué tan bien estás con ellos; pero aunque muchas veces hubo situaciones que no fueron tan divertidas, mi intercambio ha sido la mejor experiencia de la vida.   

¿Cómo es estudiar otro idioma?

Depende mucho del idioma que quieras estudiar, en mi caso el alemán no es un idioma muy fácil, al principio no entendía nada, pero con el paso del tiempo y mucha mucha práctica ya empiezas a hablar, depende netamente de cuanto tú quieras aprender.

¿Cuáles son las diferencias más grandes entre la vida en Chile y en Alemania?

La primera podría ser la comida,  hay varias diferencias en cuanto a sabor y diversidad, un ejemplo es que acá se come mucho pan y existen de muchos tipos. Otra gran diferencia es el sistema educacional, no siempre en la cantidad de asignaturas o la variedad, sino en como se realizan cada una de las clases. La confianza que se tiene en Alemania a mi parecer es muy grande, acá para subirme al tren no hay un control de seguridad o cuando dejo mi bicicleta afuera de la escuela no tengo miedo de que alguien la pueda robar. Y creo que también la gran diversidad de culturas que existen tanto en la escuela como en cualquier calle del país, incluso hay arquitecturas de otras culturas que vivieron la historia de Alemania.

¿Qué consejos tienes para otros jóvenes que estén pensando en hacer un intercambio estudiantil?

Que vivan su intercambio siendo ustedes mismos, no traten de ser otra persona, lo que no implica que no se adapten. Siempre sean abiertos a las opiniones de quienes deseen ayudarlos y sean agradecidos con sus  familias. Disfruten al máximo cada una de las experiencias que vivan, son impagables y difícilmente las olvidarán. Traten de aprender lo que puedan y siempre que actúen, háganlo con respeto. Muestren interés cuando sus familias les cuenten algo, sobre como estuvo su día, o por ejemplo, cuando les dicen a donde será el próximo viaje. No estén todo el día encerrados en su habitación, o con el celular, pasen tiempo con sus familias anfitrionas, son una parte fundamental de su intercambio. Y creo que solo queda decir que en el intercambio se aprende tanto y se vive tanto, que marca un antes y un después en tu vida, aprovechenlo hasta el último minuto, y si en algun minuto se sienten tristes, recuerden que su familia les apoya y miren el lugar en el que están, en donde tantos otros quisieran estar.