¡Descubre una experiencia única en otro País!
VER +

Jorge Loyola

Chile
Internship en República Checa 2012
Mis dos meses en Praga fueron realmente intensos, creo que el tiempo como unidad de medida de emociones es algo impreciso; puedes sentir poco en un tiempo largo, como puedes sentir emociones intensas en un periodo corto de tiempo. Mis dos meses en Praga , son la mejor prueba de ellos.

Soy un fiel creyente de que cuando algo debe pasar, las coyunturas que hacen posible dicho suceso se alinean inexplicablemente de tal forma, que parece como si fuese planeado intencionalmente. Ante eso, tenemos dos opciones; por un lado ignorar dicho acontecimiento y seguir en lo que hasta hace entonces estábamos, o bien aceptar el desafío que se encuentra delante de nosotros. Decidí tomar el segundo camino, camino que terminó siento el origen de mi experiencia en Ceska Republika.

Son ya cinco años desde que inicié la aventura que cambiaría mi vida para siempre. Con 16 años, junto a muchos otros jóvenes de todo el mundo, me embarqué en el viaje de vivir un año en otro país. El elegido fue: Alemania.

Hace un año, por una serie de eventos afortunados, el universo confabuló a mi favor y se dio la posibilidad de realizar un internship en Praga, República Checa.

No conocía nada acerca del país más que lo que se sabe por la segunda Guerra Mundial. En mi paso por Alemania, solo era nombrado como parte de “Europa del Este”. Ante esta nebulosa, inicié el “googleo” correspondiente y quedé sorprendido por la belleza natural, arquitectónica, entre otras (traten de “googlearlo” y verán a lo que me refiero)

Luego de varias horas en tren, desde mi ciudad, “natal de intercambio”, Köln, por fin veo el letrero de la estación de trenes que dice “Praha”. Con nada más que con un libro/diccionario de bolsillo y unas cuantas frases aprendidas pero mal pronunciadas llego a la capital de este pequeño país. Con un decidido “Ahoj” (hola y chao checo), saludo a Veronika, una amiga eslovaca que había estado haciendo un internship en la oficina en Chile. Si, el mundo YFU es realmente pequeño.

No bastó más que un par de minutos para darme cuenta que el idioma era inentendible. En el alemán por lo menos debido a sus raíces latinas y anglosajonas alguna palabra conocida había, en checo, nada. Me tomó cerca de una semana entender la frase que antecedía al nombre de la estación de tranvía en la que debía bajar: “příští zastávka Olšanské náměstí”

Praga es una ciudad realmente cautivante. Pequeña y compacta es la perfecta síntesis entre lo clásico y lo moderno. Lo que se encuentra unido por medio del “Puente de Carlos”. Literalmente es el correlato empírico de los cuentos que solían leer nuestros padres cuando éramos niños. En cualquier momento es realmente plausible que aparezca el “príncipe” montado a caballo buscando a su prometida.

Ceska Republika es un país realmente sorprendente, a pesar de su tamaño, posee una abundancia de acentos y dialectos. Es un país muy –literalmente – delicioso. Gastronómicamente hablando del knedlíky, svíčková , acompañados por una Plzeňský prazdroj cosas que se deben de probar.

Basta salir a caminar por sus angostas calles para respirar la cultura, el Narodni Divadlo ( teatro nacional), con su imponente arquitectura, impresiona a quien pase por ahí. Y con precios totalmente alcanzables, pone al alcance de la mano hasta la pieza teatral más sofisticada.

Los checos son en un principio cerrados, pero una vez que se logra “romper el hielo”, son personas muy abiertas, y amistosas. Es de hecho chistoso escuchar hablar a un praguense sobre la rivalidad entre ellos y los ciudadanos de Brno. Matices culturales que se conoces solo al vivir allá.

Al ser una oficina de YFU relativamente joven, se respira la energía y las ganas de innovar y trabajar. Sus voluntarios tienen una disposición única para con los estudiantes, forjando una relación cercana con ellos.

Mis dos meses en Praga fueron realmente intensos, creo que el tiempo como unidad de medida de emociones es algo impreciso; puedes sentir poco en un tiempo largo, como puedes sentir emociones intensas en un periodo corto de tiempo. Mis dos meses en Praga , son la mejor prueba de ellos.

Gracias por la experiencia y los aprendizajes.

Y si quieren mi opinión, República Checa es una opción altamente atrayente si están pensando en embarcarse en esta aventura.

Ahoj!

Jorge Loyola Catro (Santiago , Chile )